El tejo.

El tejo es una especie primitiva.

Es un árbol corpulento, de no gran altura y de lento crecimiento.

Cuando crece en óptimas condiciones, vertientes orientadas al Norte y breñas nubosas, el tejo extiende grandes álabes sombríos, negrura otorgada por el color verdinegro de sus hojas, que casi tocan el suelo y confieren a la planta madura una enorme elegancia y solemnidad.

Pertenece a la clase de los taxópsidos, con un solo orden el de las taxales. El género Taxus cuenta con siete u ocho especies.

El tejo es una planta dioica, aunque es relativamente frecuente encontrar pies únicos con flores masculinas y femeninas, posee el grano de polen de mayor tamaño de las gimnospermas y de los más ligeros.

Los pies machos echan flores masculinas en la axila de algunas hojas del año anterior.

Los árboles hembra echan una sola flor situada en los extremos de un pequeño brote, en la axila de las hojas superiores.